Yosemite

Escenario habitual de Ansel Adams.

Mi visita fue  fugaz pero no pude evitar  imaginármelo con su cámara de placas y su trípode a cuestas cerrando al máximo el diafragma para evitar desenfoques.

Yo viajé hasta california solo para llevarle la contraria… cámara en mano…un poquito de ISO y aceptando gustosamente el desenfoque como animal de compañía.

 

A la mañana siguiente  desayunaba en un hotel hojeando un libro suyo mientras se preparaban las tostadas y se colaba el sol de noviembre por la ventana…

Quizá fuera la suma de varios ingredientes…pero el caso es que considerándome yo poco entusiasta de la fotografía clásica de paisaje… ni de la teoría del f/64…  me delaté emocionándome y disfrutando de aquel momentazo  casi místico y matinal.

También me delaté a lo largo de  este viaje disfrutando mientras hacía  estas fotos de naturaleza…

La vida está llena de contradicciones y sorpresas. Y lo mejor de las sorpresas es compartirlas.

 

 

 

 

 

Didier - Me encanta esta reflexión sobre la obra de Ansel Adams ;)

Tu email nunca se publica o se proporciona a terceros. Es necesario cubrir los campos marcados *

*

*